Club Nacional de Football #VamosTricolor
Tabárez, el hincha de Nacional El entrenador que marcó una época en Uruguay empezó a enamorarse del fútbol recortando fotos de jugadores tricolores Foto: AFP.

“Con mis hermanos recortábamos las fotos de los jugadores de Nacional que salían en los diarios, las pegábamos sobre cartón y las poníamos en las paredes”. La frase pudo haber sido pronunciada por cualquier niño uruguayo del siglo XX, pero adquiere más relevancia al conocer el nombre de su autor.

Óscar Washington Tabárez logró clasificar a la selección uruguaya a un mundial por cuarta vez en su carrera, la tercera de forma consecutiva. Ostenta el récord mundial de ser el entrenador que dirigió en más partidos a un mismo seleccionado, conquistó una Copa América, llevó a Uruguay a las semifinales de un Mundial por primera vez en 40 años, encabeza un proceso de selecciones que ya tiene 11 años y, aún en el cargo, ya marco una época y una etapa de refundación de la selección uruguaya.

Más atrás en el tiempo, se convirtió en el primer (y hasta ahora único) uruguayo en dirigir al Milan, pasó varios años en equipos de España e Italia, fue entrenador de Vélez y dirigió a Boca en dos ocasiones, una de ellas conquistando un título de campeón argentino y cortando una sequía de 11 años del elenco bostero.

En la década del ’80, pasó a la historia de Peñarol al conquistar la quinta Copa Libertadores para el equipo aurinegro y también logró, por primera vez, la medalla de oro panamericana para Uruguay.

Pero antes de todos los éxitos, antes de encabezar por primera vez un cuerpo técnico, antes de los flashes, antes de conocer a Ghiggia y Obdulio Varela, antes incluso de iniciar una carrera profesional como jugador, llegó el amor por el fútbol, y allí fue donde estuvo presente Nacional en la vida del “Maestro”.

La frase que da inicio a esta nota salió de boca del propio Tabárez y quedó registrada en el libro El camino es la recompensa de Horacio “Tato” López, que repasa la vida del entrenador desde su crianza hasta conquistar el título de campeón de América con la Celeste.

En el mismo libro, el “Maestro” cuenta que su amor por los colores del Bolso le fue inculcado por su padre, Óscar Gabriel Tabárez. “Mi padre era partidario de Nacional y en las primeras fotos con equipo deportivo estoy vestido de Nacional”, señala el entrenador cuando López le pregunta en qué equipo soñaba jugar en sus primeros años.

Pero no sólo el “Maestro” hace referencia a esta situación. Su hermano Williams, cuenta en el libro que en la familia “éramos todos hinchas de Nacional”. También el hermano menor del entrenador, Walter, señala que “en nuestra lista de Reyes aparecía siempre el equipo de Nacional”.

Sin embargo, Tabárez nunca tuvo la oportunidad de vestir los colores del Bolso como futbolista, a lo largo de una carrera marcada por las lesiones que lo llevaron a retirarse con 31 años.

Tampoco pudo sentarse en el banco y dirigir al equipo tricolor como entrenador. De hecho, la vida lo llevó al clásico rival, donde logró tener un papel destacadísimo con el triunfo en la Libertadores de 1987.

Sin embargo, el “Maestro” pudo haber tenido la posibilidad de finalmente llegar a Nacional, algo que su propio éxito con la selección uruguaya le impidió.

 En una entrevista publicada por Referí el 6 de noviembre de 2016, el expresidente tricolor, Ricardo Alarcón, contó que  con el fallecido dirigente Daniel Barreiro, “habíamos planeado invitar a Óscar Tabárez para que fuera entrenador de Nacional”.

Alarcón continuó su relato y explicó que, al viajar a Sudáfrica, “un día le comenté a Tabárez que me gustaría hablar con él, pero nunca le expresé el motivo que tenía, solo que hablaríamos al regreso. Y hasta ahí llegué… ¡Qué le iba a decir al retorno después del campañón en Sudáfrica!”.

En el mismo artículo, el expresidente reconoce que Tabárez “con seguridad iba a ser muy resistido en el club”, debido a su pasado en Peñarol, pero añadió que “más de la que hubo cuando traje a (Juan Ramón) Carrasco, no creo".

Seguramente tras el Mundial de Rusia, ya con 71 años, el “Maestro” deje el mundo del fútbol, con una carrera como entrenador plagada de éxitos. Pero siempre será bueno recordar que ese hombre que refundó al fútbol uruguayo, comenzó su amor por la pelota recortando fotos de jugadores de Nacional y pegándolas en la pared, al igual que muchos niños que sueñan con esa camiseta.

Otras noticias

Foto: AFP.
Foto: AFP. Tabárez, el hincha de Nacional

El entrenador que marcó una época en Uruguay empezó a enamorarse del fútbol recortando fotos de jugadores tricolores

“Con mis hermanos recortábamos las fotos de los jugadores de Nacional que salían en los diarios, las pegábamos sobre cartón y las poníamos en las paredes”. La frase pudo haber sido pronunciada por cualquier niño uruguayo del siglo XX, pero adquiere más relevancia al conocer el nombre de su autor.

Óscar Washington Tabárez logró clasificar a la selección uruguaya a un mundial por cuarta vez en su carrera, la tercera de forma consecutiva. Ostenta el récord mundial de ser el entrenador que dirigió en más partidos a un mismo seleccionado, conquistó una Copa América, llevó a Uruguay a las semifinales de un Mundial por primera vez en 40 años, encabeza un proceso de selecciones que ya tiene 11 años y, aún en el cargo, ya marco una época y una etapa de refundación de la selección uruguaya.

Más atrás en el tiempo, se convirtió en el primer (y hasta ahora único) uruguayo en dirigir al Milan, pasó varios años en equipos de España e Italia, fue entrenador de Vélez y dirigió a Boca en dos ocasiones, una de ellas conquistando un título de campeón argentino y cortando una sequía de 11 años del elenco bostero.

En la década del ’80, pasó a la historia de Peñarol al conquistar la quinta Copa Libertadores para el equipo aurinegro y también logró, por primera vez, la medalla de oro panamericana para Uruguay.

Pero antes de todos los éxitos, antes de encabezar por primera vez un cuerpo técnico, antes de los flashes, antes de conocer a Ghiggia y Obdulio Varela, antes incluso de iniciar una carrera profesional como jugador, llegó el amor por el fútbol, y allí fue donde estuvo presente Nacional en la vida del “Maestro”.

La frase que da inicio a esta nota salió de boca del propio Tabárez y quedó registrada en el libro El camino es la recompensa de Horacio “Tato” López, que repasa la vida del entrenador desde su crianza hasta conquistar el título de campeón de América con la Celeste.

En el mismo libro, el “Maestro” cuenta que su amor por los colores del Bolso le fue inculcado por su padre, Óscar Gabriel Tabárez. “Mi padre era partidario de Nacional y en las primeras fotos con equipo deportivo estoy vestido de Nacional”, señala el entrenador cuando López le pregunta en qué equipo soñaba jugar en sus primeros años.

Pero no sólo el “Maestro” hace referencia a esta situación. Su hermano Williams, cuenta en el libro que en la familia “éramos todos hinchas de Nacional”. También el hermano menor del entrenador, Walter, señala que “en nuestra lista de Reyes aparecía siempre el equipo de Nacional”.

Sin embargo, Tabárez nunca tuvo la oportunidad de vestir los colores del Bolso como futbolista, a lo largo de una carrera marcada por las lesiones que lo llevaron a retirarse con 31 años.

Tampoco pudo sentarse en el banco y dirigir al equipo tricolor como entrenador. De hecho, la vida lo llevó al clásico rival, donde logró tener un papel destacadísimo con el triunfo en la Libertadores de 1987.

Sin embargo, el “Maestro” pudo haber tenido la posibilidad de finalmente llegar a Nacional, algo que su propio éxito con la selección uruguaya le impidió.

 En una entrevista publicada por Referí el 6 de noviembre de 2016, el expresidente tricolor, Ricardo Alarcón, contó que  con el fallecido dirigente Daniel Barreiro, “habíamos planeado invitar a Óscar Tabárez para que fuera entrenador de Nacional”.

Alarcón continuó su relato y explicó que, al viajar a Sudáfrica, “un día le comenté a Tabárez que me gustaría hablar con él, pero nunca le expresé el motivo que tenía, solo que hablaríamos al regreso. Y hasta ahí llegué… ¡Qué le iba a decir al retorno después del campañón en Sudáfrica!”.

En el mismo artículo, el expresidente reconoce que Tabárez “con seguridad iba a ser muy resistido en el club”, debido a su pasado en Peñarol, pero añadió que “más de la que hubo cuando traje a (Juan Ramón) Carrasco, no creo".

Seguramente tras el Mundial de Rusia, ya con 71 años, el “Maestro” deje el mundo del fútbol, con una carrera como entrenador plagada de éxitos. Pero siempre será bueno recordar que ese hombre que refundó al fútbol uruguayo, comenzó su amor por la pelota recortando fotos de jugadores de Nacional y pegándolas en la pared, al igual que muchos niños que sueñan con esa camiseta.

Sobre Tricolor

Un sitio para seguir al Club Nacional de Football a todas partes junto a la primera hinchada del mundo

TW FB IG